Loading...

No todo el mundo puede ser emprendedor, aunque lo desee con todas sus fuerzas. Es cierto que cualquier persona con dinero puede serlo, pero ser emprendedor no es una cuestión de dinero, sino de aptitudes. Por ello, os vamos a enseñar qué perfil de persona es la que no debe emprender un negocio al no estar preparada para hacerlo ¿Estarás capacitado/a para emprender?

1. No tienes claro el negocio que quieres emprender
1. No tienes claro el negocio que quieres emprender

Si eres de las personas que quiere emprender, pero no saben en qué: lo siento, pero no deberías emprender un negocio. La razón principal es que no podemos lanzarnos a cualquier negocio, ya que tenemos que conocerlo al dedillo, nos tiene que apasionar hasta el punto de querer dedicar nuestra vida a ello. Emprender es algo muy sacrificado, por lo que es la primera forma de descartar a un posible emprendedor fracasado es viendo que no sabe en qué emprender.

2. Tener muchas obligaciones
2. Tener muchas obligaciones

Salvo que ames el negocio que quieres emprender, si tienes muchas obligaciones que atender, no podrás llevar las riendas de un negocio. El inicio de cualquier negocio implica muchísima dedicación, es decir, el empleo de muchísimo tiempo que es necesario para que la empresa arranque correctamente. No sé vosotros, pero yo no conozco a ningún empresario que haya triunfado sin dedicarle mucho tiempo a su negocio; lógicamente, hablamos de negocios creados por la misma persona y llevados por ella, sin subrogaciones de empresas.

3. Crear una empresa para ganar “pasta”

Quizás, sea la razón más tajante que nos permite afirmar que no estás preparado/a para emprender un negocio. Quitaros de la cabeza la idea de emprender para pagar las deudas o para salir del paro porque son dos razones muy frecuentes en emprendedores novatos, lamentablemente. Tened en cuenta que una empresa sólo genera gastos y más gastos el primer año de su actividad, por lo que tenemos que tener un colchón de dinero preparado por si las cosas no van como deben.

4. Tener mente débil
4. Tener mente débil

El mundo de los negocios es muy duro y exige una fortaleza mental apabullante que se suele solucionar poseyendo una cosa: pasión por tu empresa. Es verdad que con coaches se puede trabajar la mente, pero sentimientos como el amor por lo que haces mueven montañas y te convierte en alguien imparable. Por tanto, si eres una persona que no goza de confianza en sí misma, dubitativa, débil, etc., lo siento, pero emprender te va a causar muchos problemas.

5. No tener una gran razón
5. No tener una gran razón

Todos los empresarios de éxito tenían una gran razón para emprender un negocio, que suelen ser “cambiar el mundo”, “hacer que la vida de la gente sea más cómoda” o “romper las barreras que nos impiden comunicarnos”. No tienen por qué ser unas razones tan apabullantes, pero es necesario que tu empresa sea creada por una gran razón. De lo contrario, no te enfocarás suficiente en los fines de la empresa e irás a contracorriente respecto de la competencia, que, seguramente, tendrá una gran motivación.

6. Responsabilidad

Olvídate de emprender, si eres una persona que no es capaz de gestionarse a sí misma y que pierde las cosas sin querer. Una empresa exige una responsabilidad brutal, por lo que no es apta para personas que son irresponsables. Cuando emprendes estás cometiendo muchísimos riesgos que conllevan a que las cosas salgan mal y tengas que afrontar muchos problemas. Esos problemas suelen ser económicos, cuando no hay beneficios; legales, cuando la empresa no ha sido regulada o la contabilidad no refleja la realidad; sociales, cuando perjudicamos a los consumidores con nuestro producto.

Ya sabemos que para tener éxito se debe cumplir con cierto requisitos los cuales pueden ser un poco complicados, pero no imposibles; en shopify.es/dominios/disponibilidad le ayudaran aclarar cual es la mejor forma de emprender en el mundo digital y cuales seria los pasos a seguir para que asi no pierdas tiempo en su proyecto