¿Tienes una startup? Los fallos que no debes cometer

conocimientos empresariales, financieros y jurídicos

No podemos sentenciar una idea maginfica por culpa de no saber manejar bien una empresa. Nadie nace aprendido, por lo que es normal cometer errores cuando creamos una startup, pero, sin embargo, hay ciertos errores que se suelen cometer y son completamente evitables. En el artículo de hoy, os enseñamos qué fallos no debes cometer en tu startup.

  1. Esperar

Parece una tontería, pero es realmente significante el momento en el que debemos lanzar nuestra startup. El problema surge cuando las personas que lideran la idea o proyecto esperan demasiado para lanzarla, normalmente, por miedo a que fracase. Damas y caballeros, este tipo de empresa ofrece un producto sin acabar, no acabado y manufacturado listo para salir.

Por tanto: no esperéis a que el producto esté perfecto, vended la idea.

  1. Buscar inversores, pero no invertir tú

¿Quién confiaría en un proyecto en el que su creador no invierte en él? Os aseguro que nadie y es muy común ver a personas vender una idea y no invertir en ella, sino que quieren que el riesgo lo asuman otros. Si queréis pelearos, tenéis que mancharos de barro, como todos lo hacen. Si crees en tu idea, no te costará invertir en ella, de lo contrario no la lances.

  1. No negociar

No podéis dar vuestra idea o venderla al primero que pase sin negociar un ápice las condiciones de participación. Normalmente, se suele dar un porcentaje de la empresa a cambio de la financiación de la empresa, conservando el resto de participación los creadores de la startup. Deberéis negociar duro para quedaros lo máximo posible vuestra empresa.

  1. No comprender el funcionamiento de las tecnologías

¡Por Dios! Una startup opera por, casi siempre, internet, así que necesitas estar al tanto del funcionamiento de las tecnologías. Cualquier persona que cree una startup debe entender que esto es muy importante porque su negocio se va a ventilar por este marco, no por el físico. Así que, si no sabes cómo enfocar tu negocio por internet, déjate asesorar o aprende.

  1. No saber llevar una empresa

Para llevar una empresa hay que tener muchísimos conocimientos empresariales, financieros y jurídicos, ya que una startup es eso, una empresa. En la mayoría de ocasiones, estas empresas suelen ser creadas por ingenieros que crean un producto innovador y no saben cómo funciona una empresa. No cometáis este error, por favor.